Sesion fresh 48h en el Hospital

¡Recién nacido! Estos son Marco y sus papás en su primer día juntos… Él, con su piel arrugadita, la postura encogida, su pelito pegado porque no le han bañado todavía, abriendo los ojos por primera vez… Entro en la habitación y el ambiente es tan íntimo y delicado que quiero fotografiarles mientras me vuelvo medio invisible. La idea: capturar todos esos momentos que pasan tan rápido. Me cuenta Irene que esta sesión será un regalo para Marco cuando pregunte por su llegada al mundo… Los primeros días son así: estamos preocupados por el inicio de la lactancia, por cómo «curar» o no «curar» el cordón. Seguimos distraídos y algo confusos con los mensajes, las llamadas, las flores, la matrona, el pediatra, la bandeja con el desayuno… ¡Demasiadas cosas!. Pasa el tiempo y sigues recordando flashes de ese día en que conociste a tu bebé, y sonríes o sueltas una lagrimilla porque hubo magia. No le conocías y le conocías a la vez. Y, a lo mejor eran las hormonas, pero estabas segura de que él sentía lo mismo: no conocía el mundo al que acababa de llegar, los ruidos, la luz, el frío. Pero te conocía a ti, te sabía y te buscaba… No puedo añadir mucho más. Las fotografías lo cuentan mejor.

Espero que os guste el resultado de esta sesión tanto como a mí. Bienvenidos a la Habitación 216.

MARCO 48H 1MARCO 48H 2MARCO 48H 3

sin comentarios
Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido Campos requeridos *

Menu